SEXÓLOGA / COACH RAQUEL GARGALLO

Los mejores consejos para llevar las relaciones de pareja

Coach personal y Sexual.  Experta en las emociones y la sexualidad de las mujeres y sus relaciones consigo mismas, con su pareja… Ayudo a las mujeres reales, bellas y sexis a vivir, sentir y amar mejor. Te ayudo a disfrutar de tu sexualidad, tus relaciones, el amor y la vida.

¡Pon un sexólogo o un coach sexual en tu vida y empieza a disfrutar de tus relaciones íntimas!

Cuando surge un problema de índole sexual en nuestra vida íntima es probable que influya en el resto de ámbitos que compartimos con nuestra pareja. El sexo es vida y si esta parte de la convivencia falla, puede provocar enfrentamientos que desgasten la relación. En este caso, lo importante es atrevernos a sincerarnos sexualmente con nuestra media naranja, y a solicitar ayuda profesional en caso de que algo no marche bien.  

Desde una visión tradicional, el sexólogo recomienda, prescribe, orienta, aconseja a su paciente para que siga las instrucciones que más le convienen para resolver sus síntomas o su malestar. Es el caso de padecer eyaculación precoz, disfunción eréctil, disminución del deseo sexual, incapacidad orgásmica etc. En este caso, el terapeuta sexual sabe qué fármacos y ejercicios son los más indicados para cada tipo de disfunción sexual y ayuda en la desaparición del síntoma o problema de su paciente.

Algunas veces puede ocurrir que, ni los fármacos ni la intervención psicológica del terapeuta pueden ayudar al cliente. Aquí es donde entra la ayuda del coaching sexual. Se trata de una nueva figura profesional que surge en el mundo de la sexología como agente de transformación, con el propósito de ayudar a descubrir a los clientes los obstáculos que se interponen en su camino hacia una vida sexual satisfactoria.

El coach sexual trabaja con el cliente de manera integral (física, mental, emocional y espiritual) con el fin de romper los bloqueos que no permiten que su energía sexual fluya correctamente. También acompaña en el cambio hacia una nueva situación, guiando a su cliente para detectar y eliminar las creencias, pensamientos y hábitos erróneos que dificultan la consecución de los resultados deseados. 

En definitiva, es un método de aprendizaje que no sólo lleva a solucionar los síntomas o problemas sexuales concretos y específicos que han motivado el asesoramiento, sino que, además, a lo largo del proceso de coaching, el cliente va a aprender a manejar una serie de habilidades y recursos capaces de beneficiar su vida personal, familiar y social.

Aunque existan muchas razones para ir a un sexólogo o coach sexual, lo difícil es tomar la decisión de hacerlo. Sin embargo, de cada 100 parejas que acuden a una orientación, alrededor del 85% alcanza una solución satisfactoria. 

¡Recuerda que la vida sexual en pareja depende de ambos!